@solitalo

A medida que avanzamos en el nuevo año, todo tipo de cosas extrañas parecen estar sucediendo a nuestro alrededor. Nuestro sistema político está en grave disfunción. El medio ambiente está amenazado. Las relaciones son inestables. La revolución digital está sacudiendo todo tipo de cosas que solían parecer estables y confiables. ¿Cómo lidia una persona consciente con eventos y cambios tan extraños?

Un Curso de Milagros nos dice: “La confianza resolvería todos los problemas ahora”. Esto se aplica personal y globalmente. El curso también nos dice que no juzguemos por las apariencias. Detrás del aparente caos hay un plan mayor que incluye la presencia de una sabiduría superior. Esta es la visión clara que estamos llamados a usar en 2020.

En un brillante episodio televisivo de Star Trek, “La ciudad al borde de la eternidad”, el Capitán Kirk y el Sr. Spock se ven envueltos en una distorsión del tiempo que los lleva a Nueva York en 1930. Allí Kirk se enamora de una atractiva activista pacifista, Edith Keeler. Mientras tanto, Spock inventa una máquina que le permite mirar hacia el futuro, donde ve el titular de que Edith Keeler muere en un accidente automovilístico durante el año siguiente. También ve una realidad alternativa en la que Keeler sobrevive e influye en los Estados Unidos para retrasar su entrada a la Segunda Guerra Mundial, lo que le da a Alemania el tiempo para conquistar el mundo. En pocas palabras, la muerte de Edith Keeler le costó la vida, pero esencialmente salvaba al mundo. Llega un momento crucial cuando Kirk puede salvar su vida pero, conociendo la Imagen más grande por el bien mayor, decide no hacerlo.

La visión clara está en contacto con una imagen más amplia de lo que ve el yo pequeño. El ego juzga desde una visión tridimensional, mientras que el Espíritu evalúa desde una visión de mayor dimensión.

Este año veremos las cosas como elegimos verlas, no como nos han enseñado que son. Hemos sido entrenados para usar la mente temerosa para evaluar lo que es real. Sin embargo, todos los grandes maestros espirituales han aconsejado que no se puede juzgar.

Una vez le pregunté a Ram Dass si alguna vez es una buena idea orar por un evento en particular. Él respondió: “Si pudieras ver todos los posibles resultados y ramificaciones de ese evento, y cómo afectaría a cada persona involucrada, podrías orar por ello. Pero desde el punto de vista de la mente humana, no puedes conocer todos los factores y resultados. Así que solo tienes que seguir tu guía interior y confiar en que Dios te cuidará a ti y a todos los involucrados. Y organizará todo”.

El otro día estaba parado en el mostrador de un snack bar en el zoológico de niños cuando un cliente se volvió bastante desagradable con quien servía. Una parte de su pedido no se había entregado correctamente y armó un escándalo. Retrocedí, pensando: “¡Qué persona cruel!”

Minutos después pasaba por el recinto de los ciervos y vi a un hombre arrodillado para acariciar a un cervatillo, alimentando tiernamente a la criatura. “Ese hombre me recuerda a San Francisco”, pensé. Cuando el hombre volvió la cabeza, me sorprendió ver que era el mismo tipo que había creado la escena desagradable en el bar.

¿Quién era ese hombre realmente? ¿Era el enojado, abusivo o el gentil y santo? Podríamos decir que él era ambos. Tenía la propensión tanto a la amabilidad como a la mezquindad, cada aspecto surgía en diferentes situaciones.

Cuando vemos lo más alto y mejor en nosotros mismos, en otros y en situaciones, eso es lo que hacemos real. Dale Carnegie aconsejó: “¡Dale a esa persona una buena reputación para estar a la altura!”

Lo más elevado en nosotros es la verdad acerca de nosotros, y la visión más brillante para el mundo que te rodea está más cerca de la verdad de lo que nos mostraría el miedo.

Sí, continúe trabajando por un mundo mejor, mientras, tenga en cuenta que, en una mente más amplia, ese mundo ya existe y estamos entrando en él confiando en que un plan mayor está en progreso.

Alan Cohen es autor de veintitrés títulos anteriores, incluidos los clásicos “¿Eres tan feliz como tu perro?” o “El dragón ya no vive aquí”. Sus obras, traducidas a veinticuatro lenguas, han sido reseñadas en Oprah.com, USA Today y Washington Post. Seguidor incondicional de “Un Curso de Milagros”, Alan lleva varias décadas profundizando en sus principios y divulgándolos con un tono ameno y accesible.

https://www.alancohen.com/clear-vision-in-2020/
traducción interser.ning.com