@solitalo

Hoy en día, está claro para casi todos los buscadores espirituales que vivimos en la era del despertar. Sin embargo, lo que es el despertar es lo más mal interpretado.

Muchas personas piensan que el despertar y la iluminación son lo mismo, es un evento único:
¡Está sucediendo por una vez y ya está!
Por el contrario, la verdad es que la iluminación es un proceso que en realidad es una serie de despertares.

Echemos un vistazo a los tres puntos de inflexión más importantes durante el despertar.

El despertar de la identificación
Cada momento de vigilia de nuestra vida se ajusta a una historia personal con nuestro propio Ser en su enfoque.

Nuestra vida solo puede ser interpretada dentro del marco de esa historia. La razón de esto es que nos identificamos con la voz del Ego, el narrador de nuestra propia historia, tan cerca que nuestra historia personal se convierte en la base de toda nuestra vida.

¿Qué significa esta identificación? Significa que nos identificamos con un formulario (por ejemplo, nuestro nombre) que originalmente no nos pertenecía (todos nacemos sin nombre), pero a través de la identificación, este formulario específico se ha convertido en parte de nuestra existencia.
Una mirada más cercana a esa historia personal revelará que nuestra historia interna consiste en un tejido de experiencias y pensamientos.
Pensamientos que explican nuestras experiencias, pensamientos que creemos y con los que identificamos, pensamientos que proporcionarán los cimientos de nuestra autodeterminación.
Nuestra historia personal nos mantiene bajo su hechizo, en un estado hipnótico en el que toda nuestra atención está dedicada a la voz interior y la historia que cuenta.

De esta manera, abandonamos nuestro estado de alerta, el mundo pasa a nuestro lado, porque solo nos concentramos en los elementos de la realidad que parecen confirmar nuestra historia personal. Por lo tanto, perdemos nuestro control sobre las dimensiones más profundas de la vida.

Las dimensiones más profundas están presentes en nuestra vida, pero perdemos contacto con ellas debido a nuestra falta de vigilancia.

La pregunta puede surgir en nosotros,
¿Somos realmente idénticos a nuestra propia historia personal, o quizás somos más que eso?
Todo el mundo tiene una vaga sospecha de que nuestra historia personal no refleja la realidad, de hecho, estamos en un nivel más profundo que eso.

Cuando aparentemente todo está bien en nuestra historia personal, logramos nuestros objetivos, estamos felices, y la vaga sospecha se desvanece por completo en nosotros, y nuestra identificación con nuestra historia personal se vuelve más poderosa.

Sin embargo, hay momentos en nuestra vida en los que nada parece tener éxito, por lo que somos infelices y sufrimos.

La sospecha se refuerza en nosotros y tendemos a creer que somos más que el conjunto de pensamientos que constituyen nuestra historia personal. Nos damos cuenta de que somos más que simples pensamientos.

Si tomamos conciencia de nuestra propia historia personal que nos contamos a nosotros mismos, tenemos la oportunidad de despertarnos del hechizo hipnótico de nuestra historia personal.

Este es el primer punto de inflexión importante en el proceso de despertar.

Despertando del Ego
Cuando la Conciencia se identifica con una forma, aparece el Ego.

El Ego siempre significa algún tipo de identificación, autodeterminación,
soy un hombre, soy un padre, soy un inglés, soy cristiano, etc.
El ego, por lo tanto, se basa en nuestra identificación con las cosas que son importantes para nuestro ego. El ego es la figura central de nuestra historia personal, basada en el pasado y mirando hacia el futuro.

Los componentes del ego son,
pensamientos
emociones
recuerdos (con los cuales la persona se identifica como “mi historia”)
roles inconscientes fijos
Identificaciones colectivas (nacionalidad, religión, etc.)
La mayoría de las personas se identifican completamente con estos componentes del Ego, y para ellos no existe un “exterior” de esto.
La identificación del Ego con las cosas (objeto, el propio cuerpo de la persona, forma de pensar) crea el vínculo del individuo con varias cosas. El Ego (y por lo tanto la persona espiritualmente inconsciente) experimenta su existencia a través de la posesión de varios objetos.

La satisfacción proporcionada por el sentido de posesión es, sin embargo, breve, por lo que el individuo generalmente persigue nuevos objetos.

Hay una poderosa motivación detrás de esta actividad del individuo, una demanda psicológica para obtener más, el sentido inconsciente de “todavía no es suficiente”, y este sentimiento aflora en la necesidad de querer más. Este deseo es una fuerza motriz más poderosa para el Ego que el deseo de poseer.

Los sentimientos incómodos, la imprudencia, el aburrimiento, el estrés y la insatisfacción son, en gran medida, producto del insatisfecho anhelo de obtener más.

Los pensamientos como,
“Es mío”, “Lo quiero”, “Lo necesito”, “No es suficiente”,
…pertenecen a la estructura del ego.

El contenido del Ego cambia con el tiempo; Se sustituye por nuevos contenidos. Sin embargo, ningún contenido es capaz de satisfacer duramente al Ego mientras la estructura del Ego permanece en su lugar.

El individuo sigue buscando algo diferente, algo que promete una mayor satisfacción, haciendo que el sentido de sí mismo del individuo sea más completo.

El Ego intenta elevar las formas (incluyendo su propia forma) a la eternidad, lo cual es imposible.

Esta intención del Ego será la fuente de todos los sufrimientos, porque su mundo de formas colapsará como un castillo de arena después de un tiempo, hasta que la muerte arrebate la última de las formas:
el cuerpo del mismo.
Vino con las manos vacías de Nada, y así es como volverá allí.

El único tesoro que podría llevar consigo es su vigilia, pero el Ego considera que no vale nada en el mundo de las formas, ya que no era un medio para aumentar el poder.
El Ego no es malo, simplemente es inconsciente. El ego es el sueño más profundo de la Conciencia.

Si un individuo puede notar y observar las funciones del Ego, él o ella podrán trascenderlo. En ese caso, el individuo que ha estado buscando una percepción más completa del yo reconocerá que siempre ha estado allí, pero las funciones del Ego, la identificación con los objetos y los pensamientos, lo han puesto en un segundo plano.

Una de las formas de trascender el Ego no es reaccionar de todo corazón al caleidoscopio de pensamientos y emociones en constante cambio, sino concentrarse en la conciencia alerta en segundo plano.

En la mayoría de las personas, el término “conciencia” se identifica con ese Ego socialmente condicionado. En algunas personas, esta identificación es tan poderosa que desconocen que su vida está gobernada por una mente socialmente condicionada.
Aquellos que pueden ir más allá de esa identificación con la mente reconocen este estado de condicionamiento social y también pueden dejar atrás el condicionamiento social. Tal persona no se identificará con la mente sino, cada vez más, con la Conciencia.

El estado de alerta, por lo tanto, controlará la mente cada vez más y se manifestará a través de la mente calmada.
forma cesa, se genera un nuevo espacio entre nosotros y la forma, ysomos capaces de ver y reconocer que somos. No es idéntico a esa forma.

Con la disolución de la identificación, el Ego también desaparece.

Este es el segundo punto de inflexión importante en el proceso de despertar.

Despertar en estado de alerta
La puerta de entrada que nos lleva a las dimensiones más profundas de la vida es estado de alerta, que aparece como resultado de la liberación de nuestra atención del estado hipnótico de escuchar nuestra historia personal.

El nuevo estado de alerta nos permite aprender sobre nosotros mismos sin identificarnos con nuestros pensamientos y emociones.

Lo que experimentamos por primera vez en este nuevo estado de alerta más allá de nuestros pensamientos y emociones es la integridad de la existencia. En ese estado, toda fragmentación desaparece de nuestra vida, reconocemos el espacio interior de nuestra existencia, nuestra felicidad interior y tranquilidad.

Nos sentimos como en casa en nuestra propia piel, y nos damos cuenta de que nuestra conciencia alerta está libre de todo tipo de pensamientos y emociones.

En ese estado de Conciencia se nos abre una dimensión completamente nueva de la existencia, que nos muestra la Existencia desde una perspectiva completamente nueva.

La unidad detrás de las controversias se revela ante nuestros ojos, y ya no insistimos en mirar el lado soleado de la vida, ya que también podemos descubrir la belleza en el lado oscuro.

Aceptamos la vida tal como es, y no se hace bajo presión, ya que esa aceptación es el resultado de nuestra completa libertad. La libertad es, a su vez, un fruto de nuestro escape del mundo de las Formas.

Hemos comprendido y experimentado el proceso de despertar.

Ha llegado el momento de que tomemos el control de nuestra mente cuando las circunstancias lo requieran. Cuando no necesitamos el trabajo de la mente directamente, démosle un poco de descanso.
Todo estará tranquilo en nosotros.

Estamos más allá de todo bien y mal, somos una mera Conciencia que no analiza ni juzga, solo contempla. Nos damos cuenta de que el alma que contempla vive en todo el mundo, por lo que las diferencias entre los seres humanos son solo superficiales, y en el fondo todos somos iguales.

Experimentar esa unidad nos traerá el éxtasis de la Vida, la alegría perfecta de la Existencia.

por Frank M. Wanderer 20/10/2016
TheMindUnleashed.com
Traducción: Adela Kaufmann
Versión original en inglés