@solitalo

La historia siempre nos da dicho que, cuando la humanidad se pone a intentar avanzar en su camino evolutivo, las leyes que rigen los procesos macro-planetarios y aquellas energías que tendemos a afrontar como acción-reacción, causa-efecto, tienden a magnificarse, como si una banda elástica que es estirada hacia un extremo intentara por todos los medios posibles volver a su estado de equilibrio normal, haciendo una fuerza contraria, y oponiendo una resistencia enorme a la fuerza que la estira.
Ahora, para que la analogía tenga algo de sentido, una parte de la humanidad es como esa banda elástica que está intentando estirarse para llegar a ese otro nivel evolutivo, a esa otra “matrix 15,6Hz”, a esa otra realidad, y las fuerzas que están en contra de ello son como las energías que intentan devolver a la goma elástica a su punto de reposo y estado inicial. Como el estado de reposo e inicial de una goma elástica cualquiera es un estado neutro, no hay mayor problema en la lucha de fuerzas naturales que se producen en este sistema mecánico, pero como el estado actual de reposo de la humanidad es un estado “inactivo”, de inconsciencia y ciertamente “negativo”, volver al mismo no tiene ningún sentido y no produce ningún beneficio a nadie. Esto hace que, ahora que estamos estirando y estirando para seguir y seguir adelante, las fuerzas que nos tiran para atrás y para atrás de nuevo lo hacen con más intensidad, y están causando más resistencias y daños de los que las personas pudiéramos estar acostumbrados y saber lidiar con ellos. En todo caso, como siempre, en el proceso de “avanzar” siempre vence aquella parte que tenga el mayor poder de voluntad para ello, y, en este caso, animamos a que fortalezcáis la voluntad contra esas “fuerzas” que, con cada vez más ímpetu, intentan frenar lo que estamos consiguiendo.
Un golpe de efecto
Para contrarrestar un poco este efecto, nosotros también tenemos que dar de vez en cuando un golpe sobre la mesa, un “basta ya”, y un “dejadnos en paz”, y, para ello, hay que saber cuáles son los puntos débiles de estas fuerzas. Con lo que vamos a explicar ahora, quien desee ponerlo en práctica, asentará una pequeña estocada a las cientos de entidades, fuerzas, egregores y todo tipo de seres que siguen estando activas para, primero, drenar nuestra energía, segundo confundir nuestra psique, tercero seguir manipulándola y cuarto impedir como sea que nadie, absolutamente nadie, suba de vibración dentro de los niveles de la línea temporal en la que se encuentre.
¿Cómo lo hacemos? ¿Cómo luchamos contra algo que no vemos? ¿Cómo nos creemos algo que leo en un artículo que lo dice alguien pero de lo que no tenemos ninguna certeza, prueba o forma de corroborar por medios “materiales” y “normales”? Vamos a luchar con la consciencia, pues en el momento en el que muchos millones de personas “comprenden” algo, se destapa el potencial de manipular ese “algo” por la información que se integra, y por el poder que se tiene cuando se sabe que está sucediendo y cómo cambiarlo.
Cada raza por su nombre
Lo primero que vamos a hacer es dar nombres a las cosas. Todos sabéis que las dos razas principales que frenan el avance de la humanidad y el avance del paso evolutivo son aquellas que los sumerios llamaron Anunnakis, por un lado, y la que los ufólogos generalmente llaman Dracos. Bien, estos nombres no tienen “poder” porque son “inventados” por los seres humanos, de manera que, al no poder usar el verdadero nombre con la verdadera vibración, no tenemos tanta facilidad para combatir aquellos que nos manipulan. Es como si vosotros, siendo vuestro nombre real Antonio o Sofia, os llamaran Francisco o Irene, dotando de menos “impacto” cualquier interacción con vosotros que se pueda producir, o reduciendo el alcance energético de las formas mentales y peticiones que se hagan en contra vuestra, pues no se está usando la vibración correcta del nombre real que tenéis asignado y correlacionado con vuestra estructura física, energética y mental, y, por lo tanto, si hacen algo contra “Francisco” siendo Antonio el verdadero nombre, energéticamente hablando, “Antonio” no recibe la fuerza o el impacto, ya que hay una “pantalla mental” asociada a otra vibración que recibe aquello que es emitido contra vosotros, pero que no está dirigido a la verdadera frecuencia del nombre que os representa.
Algo así pasa con los entes y razas que están detrás de la manipulación de la raza humana, al no llamarlas por el nombre adecuado, no tenemos tanto poder sobre ellas. Y eso vamos a cambiarlo.
Si oyéramos una conversación telepática entre dos miembros de las razas que denominamos “Dracos”, oiríamos que ellos se refieren a sí mismos con el nombre de “Amoss”, pues el nombre que nosotros damos a su constelación de origen, “Alfa Draconis”, ellos la llaman “Amiris” y de ahí, “amoss”. Si oyéramos o sintonizáramos una conversación mental entre dos Anunnakis, oiríamos que ellos se denominan a ellos mismos “Asimoss”, que, como veis, es muy parecido a “amoss”, ya que, de algún modo, las diferentes razas que forman el conglomerado que los antiguos sumerios denominaron Anunnakis, son parientes lejanos de estos primeros. Por lo tanto, “amoss” y “asimoss” son dos nombres mucho más potentes para poder reducir el impacto en la psique y contrarrestar el poder sobre nosotros que el uso de los términos “Dracos” y “Anunnakis”, y es lo que vamos a hacer a partir de ahora.
¿Y esto para qué?
Muy bien, muy curioso y muy bonito, diréis algunos. ¿Y esto para qué sirve? Pues esto sirve porque vamos a poner una petición a nuestro Yo Superior para que extraiga y haga todo lo posible por expulsar a todo amoss o a todo asimoss de nosotros y de nuestro alrededor.  ¿Cómo es esto? ¿Están alrededor mío? Están alrededor de todo el mundo, porque están actuando, y esto ya lo hemos comentado más de una vez, desde el plano físico, en la zona por encima del ultravioleta que nuestros ojos no captan, y, desde ahí, están frenando, bloqueando y manipulando a todos los seres humanos con dos objetivos, que nadie suba de vibración a la última octava de la línea 33, desde donde se podrá pasar a la 42 en algún tiempo como hemos dicho, y que nadie pase de los niveles más bajos de la 42, desde donde se podrá pasar de realidad también en algún tiempo, cuando toque.
Así que ahora mismo, no hay ser humano en el planeta que esté involucrado en su propio camino de crecimiento personal, que no esté siendo vigilado más estrechamente por esbirros y miembros de una u otra raza, que son las que principalmente se han tomado a su cargo la prevención de todo salto de consciencia y de nivel para los seres humanos.
Bien, ¿y cómo sabemos que esto es real? De nuevo, lo más fácil, siempre solicitad a vuestro ser o YS=(YO SUPERIOR) una confirmación de aquello que se os está explicando: “si es real que los nombres de aquellos que llamamos Dracos o Anunnakis es amoss y asimoss solicito ver tal cosa en mi realidad….” “si es correcto que trabajando con los nombres reales de estos grupos tienen menos poder sobre mi solicito ver tal cosa en mi vida…” Y todas esas posibles preguntas que podáis tener para conseguir la certeza de aquello sobre lo que vais a trabajar, aquellos que lo deseéis.
Por otro lado, puesto que no están solos, sino que otras razas menores y subyugadas a ellos se encuentran formando parte del elenco de fuerzas y entes que frenan y actúan contra la humanidad, tenemos que hacer lo mismo también con estas. La raza que tiene unas características “insectoide” es denominada “Zul” por ellos mismos, y la raza que tiene unas características “mantis” es denominada “Alomiss” por ellos mismos. Por lo tanto, aunque otros nombres que hayáis podido oír también sean correctos, es decir, aunque otras denominaciones hayan sido usadas para referirnos a estas cuatro grandes razas en control, tenemos que usar el nombre que las mismas razas y grupos se otorgan internamente, porque es el nombre que está asociado a su inconsciente colectivo.
Desmontando su inconsciente colectivo en la Tierra
Y aquí también vamos a “atacar”. Espero que nadie se sienta alterado por esta “infusión” de energía “de batalla” del artículo de hoy, ya que estamos siendo bloqueados a niveles enormes, cuando una parte de la población ya podría estar casi en el nivel 21 de la línea 42, lo que está pasando es que en vez de subir, hay muchas personas que están de nuevo por debajo del nivel 5. Cuando muchas personas estaban ya cerca de la última octava de la 33, han vuelto a bajar a niveles por debajo del 10. Y así no terminamos de ir a ninguna parte, ya que el recorrido que nos queda por delante se puede hacer eterno si no damos un golpe de efecto los seres humanos, que somos los que tenemos que coger las riendas de este proceso, porque, por mucho que nos estén asistiendo desde fuera, no pueden violar nuestro libre albedrío y hacer las cosas por nosotros. Por lo tanto, vamos a empezar a desmontar los inconscientes colectivos “locales”, es decir, en la Tierra, de las grandes razas en control, y esto equivale a desmontar sus sistemas de comunicaciones telepáticos, pues ellas sí que usan su IC como medio de apoyo y comunicación, no como medio de manipulación como en nuestro caso, y como ya hemos explicado.
¿Y qué consecuencias tiene esto? ¿Qué me va a pasar si me pongo a “luchar” contra ellos? No tendrá ninguna si lo hacéis desde vuestro YS, no desde vuestro ego, personalidad o ni siquiera a nivel de alma. ¿Qué significa esto y cuál es la diferencia? Qué solo con que se lo pidamos a nuestro YS una vez y nos “retiremos” será suficiente. ¿Por qué? Porque entonces todos los YS del planeta que hayan recibido la petición de sus partes “conscientes” a nivel de personalidad empezarán a trabajar juntos, en bloque, y es algo que han decidido ellos mismos hacerlo así, ya que, al estar fuera de la estructura espacio-temporal pueden actuar sin que medie la posibilidad de que haya represalias. Puesto que será imposible saber, por parte de un ente, si el ataque vino desde un punto del planeta o de otro, será difícil encontrar el origen en la persona que solicitó esta intervención. Además, como medida de precaución, vamos a opacar también esta petición como ahora veréis.
Así que, intentemos ver las consecuencias favorables que pueda tener este choque de fuerzas, saliendo de la apatía y del modo “pasivo” y reactivo, y empecemos a funcionar en modo “defensivo” tomando poder sobre lo que tenemos derecho a gestionar, nuestro propio camino de crecimiento y la propia evolución de nuestra especie.
La petición, como siempre, es la siguiente:
Solicito que se opaque desde este mismo momento las peticiones que realizo a mi Yo Superior de manera que, externamente, no puedan ser percibidas ni leídas por ninguna fuerza, ser o ente que esté presente en mi, acechándome o monitorizándome. Solicito que se pongan en marcha por parte de mi ser y del resto de Yo Superiores todos los mecanismos conjuntos de destrucción de los inconscientes colectivos de todas las razas, grupos y especies que rigen el sistema de vida en la Tierra, iniciando el proceso por los ICs de los Amoss, Asimoss, Zul y Alomiss, desintegrando sus sistemas de comunicaciones, sus conexiones grupales, y destruyendo y borrando todo el contenido de los mismos, a nivel de información, poder, energía y capacidades de control. Solicito que se expulsen al vertedero del sistema solar, a todos los amoss, asimoss, zuls y alomiss presentes en mi, en los míos, en mi entorno y a mi alrededor, dando permiso para que sean expulsados del planeta por la fuerza cuando no acepten irse voluntariamente tras el aviso de mi ser o Yo Superior. Solicito que esta petición se ponga en bucle a partir de ahora, que esté ejecutándose constantemente por parte de mi Yo Superior con códigos de máxima prioridad y que se mantenga activa hasta que yo de la orden de cancelarla conscientemente. Gracias.

Esperemos que tenga el efecto deseado y que nos dé un respiro para poder seguir adelante con el trabajo que tenemos pendiente.

Davidtopi.com