@solitalo

Todos tenemos la facultad de recordar nuestras vidas pasadas y estos recuerdos pueden surgir de manera espontánea, como ocurre en los niños por ejemplo, o ser despertados por un impacto emocional o por la visita a un lugar desconocido y que sorpresivamente resulta familiar. También a través de los sueños podemos tener reminiscencias de vidas pasadas. Pero además la memoria de vidas anteriores puede ser inducida o provocada y es esta posibilidad la que permite su uso terapéutico y da origen a la Terapia de Vidas Pasadas.

Según el Dr. José Luis Cabouli, una autoridad en el tema, cuando una persona consulta por un síntoma específico, ya está en regresión, esto sucede porque toda la información de todas las vidas anteriores permanece en el subconsciente y cuando aparece da la posibilidad de sanar.

Al saber que todos podemos recordar estas vidas pasadas seguro te preguntarás ¿entonces para qué olvidarlas al nacer? Gandhi decía que “es por bondad de la naturaleza que no recordamos nuestros nacimientos anteriores”. Y seguramente la vida sería una carga si arrastráramos esos recuerdos, cuántas veces quisieras la oportunidad de borrar todo y comenzar de nuevo, ¿podrías llevar una vida social normal si recordaras las faltas de otros y las tuyas? Dice Cabouli que el recuerdo de las personalidades anteriores “traería grandes inconvenientes porque podría en algunos casos humillarnos profundamente y en otros exalta nuestro orgullo y esclavizar nuestro libre albedrío”.

También hay otras razones para ese olvido, ya que el alma cuando entra en la atmósfera material atraviesa una barrera energética que disminuye las vibraciones de la conciencia. El cuerpo físico está formado de materia muy densa y al alma se le hace imposible transmitir todas sus sensaciones.

¿Tú qué crees?¿Estarías dispuesto a nacer con todos esos recuerdos de quién sabe cuantas encarnaciones o prefieres continuar con el aprendizaje de tu alma recordando sólo aquello que necesitas sanar?

La Terapia de Vidas Pasadas te brinda esa oportunidad de revivir profundamente las emociones de una vida específica para sanar sus consecuencias en la vida actual ¿estás dispuesto?

¿Te interesa el tema? En publicaciones posteriores seguiré comentando más sobre esta posibilidad de sanación que trabajamos desde el inconsciente.