@solitalo

Los límites son uno de los temas principales de los tiempos que vivimos. Si bien el término se usa en círculos de orientación psicológica, todavía hay mucha confusión acerca de qué se tratan, por lo que este artículo tiene como objetivo develar al menos algunos de los aspectos principales. El tema de los límites es mucho más de lo que parece. La persona promedio sabe muy poco acerca de los límites, su alcance, por qué son importantes, qué constituye un límite bueno o uno malo, y todos los tipos de límites que existen.

Comencemos definiendo nuestros términos. ¿Qué es en realidad un límite? Para hablar de límites, primero debemos mencionar el concepto de contenedores. La vida física se trata de contenedores, grandes y pequeños, adecuados e inadecuados, diseñados para albergar nuestras experiencias, lecciones, juegos, trabajo y relaciones. No son diferentes de los diversos recipientes de tu cocina que contienen todo, desde harina hasta pimienta y bicarbonato de sodio. Una cancha de tenis, por ejemplo, es un contenedor para el juego de tenis: sin las líneas demarcadoras no hay juego viable, por el contrario, no hay nada más que caos. El hockey tiene límites al igual que el rugby, ?el béisbol, el fútbol, ??el boxeo, las carreras de autos y casi todos los juegos que puedas nombrar. Los límites le dan sentido al juego. Las corporaciones tienen límites respecto a sus departamentos internos, al igual que las universidades, las organizaciones sin fines de lucro y los gobiernos. 

Los límites determinan quién trabaja allí y quién no, los consumidores que buscan la experiencia de ese departamento, etc. Nuestras casas son contenedores que tienen límites al igual que nuestros automóviles, nuestras familias y nuestro espacio personal, algo mucho menos visible que un cerco físico o una pared. Los límites pueden involucrar un espacio físico como las fronteras de un país, de una propiedad privada o parque nacional, o pueden ser naturales como un río, un cañón, una orilla del mar, un horizonte, un acantilado o el borde de un campo de hielo. Los límites pueden definir limitaciones temporales como una fecha límite, la duración de un año, la duración de una era como AC y DC, etc.

Los límites también pueden definir límites de velocidad, el alcance de una ley, el alcance del control gubernamental, etc. Todos estos límites definen las fronteras de un cierto tipo de contenedor y así es como damos sentido a nuestro mundo y nuestras vidas, y son tan importantes que, cuando se rompen, pueden causar guerras, asesinatos, violaciones y grandes conflictos, o pueden producir la rendición ante el amor, la pasión y la creatividad infinita.

Ya he dicho lo suficiente como para llenar un libro, si no varios. Este breve artículo sólo puede limitarse a unos pocos puntos, pero ese es un buen comienzo para un libro que está por llegar. Me refiero a centrarme aquí en algunas de las propiedades de los límites y de la adecuación de los límites. Lo primero que debemos saber es la gran variedad que hay y el hecho de que, debido a que las personas son diferentes, quizás se necesitan límites diferentes para diferentes tipos de personas y esta es la razón por la que encontramos que una talla única no sirve para todos. El hecho de que los humanos a menudo tengan que ajustarse a los límites que no les calzan causa una gran insatisfacción en el mundo. 

Los matrimonios, las condiciones de trabajo y la interacción social entre las clases sociales, las relaciones raciales, las culturas, los géneros, los grupos etarios, todos se resienten por los problemas que traen los límites. Como, por ejemplo, el techo de cristal que impide que las mujeres asciendan en el lugar de trabajo.

Aquí algunos principios que se aplican a todos los límites. En general, todos los límites invitan a una mayor actividad en lugares donde no hay límites. Piénsalo. Cuando dibujas una línea en la arena, se crea una línea de conflicto, una línea de discurso, una línea de comercio y un millón de otras cosas. En un sentido más amplio se les denominan fronteras entre países, órdenes de restricción, plazos a cumplir y similares. Cuanto más te acercas a la fecha límite, mayor será la actividad.

Todos los límites son lugares de riesgo, zonas de posible peligro. La gente escapa de la cárcel, del encierro y cosas por el estilo. Puedes perder tu vida más fácilmente en una zona límite. Considera lo que podría suceder si rompes el límite de velocidad. Puedes obtener una multa o perder el control de tu vehículo. ¿Qué sucede cuando le dices “no” a una persona que no quiere escucharlo?

Todos los límites contienen oportunidades, potenciales ganancias inesperadas, mayor poder y grandes avances. Muchas personas se enriquecen en las fronteras debido a las mayores oportunidades de comercio, contrabando criminal y oportunidades de negocios. Muchas personas consiguen su libertad en las fronteras.

Hay muchos más principios, pero espero que aquí tengas ya la idea.

Veamos la adecuación de los límites. Cuando un límite es inadecuado, invita a la invasión de fuentes quizás inescrupulosas o de aquellos que quizás buscan ayudar. Un límite inadecuado falla al definir el límite. Tal vez es difuso o cambia constantemente. Tal vez dices no hoy pero sí mañana y luego no otra vez en el futuro. Hay una falta de claridad en lo que defiendes, de qué se trata y dónde trazarás la línea. Esto generalmente invita a los tipos de personas agresivos-dominantes que siempre quieren testear los límites. Por cierto, los niños son excelentes en esto cuando buscan probar la firmeza de las reglas de sus padres. En este caso, se necesitan límites más fuertes para que el niño desarrolle un sentido de sí mismo. Si descubren que pueden salirse con la suya, no saben quién está a cargo y tampoco saben quiénes son ellos mismos.

Por otro lado, un límite puede ser demasiado rígido y esto puede causar una gran insatisfacción, incluso una rebelión. Las personas temen perder su libertad y están perfectamente dispuestas a renunciar a sus vidas para derribar el límite. Este es el caso ante gobiernos represivos que buscan controlar y subyugar a su gente bajo un régimen controlador y dañino. Las religiones y las familias pueden ser muy parecidas.

Los padres autoritarios crean niños rebeldes y tercos que toman rutas peligrosas para expresar su independencia. Las religiones y cultos represivos pueden crear seguidores igualmente rebeldes. Los matrimonios rígidos pueden ser prisiones para uno o ambos cónyuges y pueden no sobrevivir a la apretada atmósfera emocional. A menudo terminan como ejemplos de violencia doméstica.

Por lo tanto, puedes ver que los límites pueden ser demasiado rígidos como un vidrio quebradizo, sin dar y sin recibir, sin oportunidad de crecimiento, creatividad y desarrollo. Por otro lado, pueden ser muy flojos y no proporcionar suficiente claridad o seguridad para los participantes en ese sistema, ya sea un entorno corporativo, una organización como un departamento de policía, una escuela o un matrimonio.

Una persona sana sabe lo que necesita en términos de límites saludables. Cuando los límites son correctos, se siente bien en ese entorno y prospera. Cuando los límites están demasiado flojos o demasiado apretados lo sabe porque no se siente seguro o siente que el contenedor no lo sostiene de la manera que quisiera.

Una persona sana sabe que la vida está llena de cambios y que un entorno que ofrece un conjunto cómodo de límites durante un cierto tiempo puede no sentirse igual tres años después porque los entornos cambian o los participantes mismos cambian. Deben estar preparados para cuestionar los límites e intentar ajustarlos o seguir adelante. Esa es la vida y no siempre es una situación en la que se pueda culpar a alguien. A veces es simplemente así. Un socio descubre que la situación es perfecta para ellos y el otro siente que han cambiado y necesita seguir adelante. Sin culpa; diferentes estilos para diferentes personas.

Ser claro respecto a límites razonables y ser capaz de establecerlos conduce al equilibrio y a la felicidad a largo plazo pero no necesariamente a corto plazo.

Las personas disfuncionales a menudo no saben lo que necesitan en términos de límites. Tienen miedo de establecer límites porque carecen de confianza o tienen miedo de perder la aceptación de los demás. A veces tienen miedo de asumir la responsabilidad y prefieren que otra persona establezca las reglas, incluso si no prosperan bajo ellas. De esta forma, pueden justificar el sentirse como víctimas o mártires.

Pueden tolerar límites que son tan flexibles que nunca se sienten seguros o no tienen claro qué se necesita en la relación. A menudo, los matrimonios abiertos entran en esta categoría. En otros casos, establecen límites que son demasiado rígidos para cualquier persona razonable como una especie de prueba de amor o porque la rigidez de sus límites los aísla de cualquier tipo de intimidad. Por ejemplo, una persona puede exigir a su pareja que no tenga relaciones sexuales hasta que se casen y luego establecer la fecha de casamiento para dentro de siete años.

Todos estos casos de límites pobres conducen a la infelicidad y al sufrimiento.

Al final, es importante darse cuenta de que lo apropiado de la flojedad o de la fortaleza de los límites tiene que ver con diferentes etapas de la vida o tipos de personalidades. Mientras que una pareja joven puede requerir pasar juntos la mayor parte del tiempo, una pareja que ha estado junta durante treinta y cinco años puede sentirse bastante cómoda tomando vacaciones por separado o estando separada por algunos momentos. Sus límites están tan inculcados que pueden ser bastante felices con los límites externos flojos. Una persona con un objetivo de aceptación puede tener límites mucho más flexibles con respecto a las amistades y a la interacción social que otra persona con un objetivo de discriminación que requiere límites mucho más estrictos y restrictivos. 

Una persona con modo de agresión está diseñada para atravesar los límites como en los deportes, mientras que una persona con modo de reserva nunca se comportaría de esta manera y preferiría respetar los límites de los demás manteniendo su propia distancia. Piensa en los diferentes requisitos de los extrovertidos e introvertidos. Estas son diferencias naturales y no son necesariamente signos de disfunción.

Para hacerlo esto más personal, sería útil que hagas una lista de los diferentes contenedores en tu vida, tu trabajo, tus relaciones principales, tus grupos sociales, las organizaciones a las que perteneces, etc. Incluso podrías incluir a tu propio cuerpo como tu contenedor o tus sistemas de creencias. Colócalos en una columna y al lado de algunos de ellos coloca un símbolo que refleje si se han vuelto demasiado apretados, demasiado estrechos o demasiado rígidos. Eso podría ser un pequeño punto. Para otros que se han vuelto demasiado flojos, desordenados o indefinidos, coloca otro signo como una línea punteada. Para los que están bien, coloca un tercer símbolo como un signo más o un tilde. Esto te ayudará a evaluar el estado actual de tus contenedores y el estado de sus límites. A continuación, puedes determinar qué quieres hacer con los que están demasiado apretados o demasiado flojos. ¿Quieres ajustarlos o aflojarlos?

La vida es dinámica y las cosas cambian. Todo está siempre en constante cambio. Es mejor estar al tanto de estas dinámicas en lugar de ser víctima de ellas. Se proactivo sobre tus contenedores y serás más feliz. Esto requerirá más coraje de tu parte. No dudes en ser despiadado si es necesario. Hay un viejo dicho que dice: “los médicos con cuchillos desafilados son cirujanos terribles.” Si algo tiene que irse, usa un cuchillo afilado. No lo estires.

Esperemos que esto te haga pensar en los contenedores y sus límites. Es un tema demasiado grande como para ignorarlo ahora.

Por José L. Stevens
http://www.thepowerpath.com
15 de Agosto 2019
2019 All rights reserved. 
Traducción: Marcela Borean
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm