@solitalo

Dos hombres estaban argumentando sobre una bandera flameando en el viento.

“Es el viento lo que realmente se mueve”, afirmó el primero.

“No, es la bandera lo que se mueve”, aseguró el segundo.

Un maestro Zen, que caminaba por allí, escuchó el debate y los interrumpió. “Ni la bandera ni el viento se mueven”, dijo, “es la MENTE que se mueve”.