@solitalo

¿Qué es el amor?
La ausencia total de miedo, le dijo el Maestro.
¿Y qué es a lo que tenemos miedo?
Al amor, respondió el Maestro.

Es universal el sentimiento de anhela el calor y bienestar que se encuentran en el hogar. Esta palabra, hogar, adquiere un significado nuevo cuando se contempla desde el punto de vista del viaje del alma.

Veamos, el alma no estaba destinada a permanecer por siempre en la Tierra, se nos dió la oportunidad de estar aquí durante un cierto tiempo con el fin de experimentar determinadas iniciaciones, obtener maestría en el reino de tiempo y espacio, y expresar el amor del Creador a medida que llevábamos a cabo nuestras misiones individuales.

Una vez que aprobásemos los exámenes en el aula de la Tierra, habríamos podido ascender a nuestro hogar de orígen para una aventura totalmente nueva con nuestra familia divina en las octavas celestiales.

Muchos hemos permanecido aquí más tiempo del que en un principio esperábamos. Como hemos mencionado anteriormente nos desviamos del camino en varias vidas.

Sin embargo, tuvimos vivencias que despertaron en nosotros el recuerdo divino de nuestra herencia espiritual de origen y nos encendieron la chispa del anhelo de conocer nuestra verdadera identidad para convertirnos en quienes de verdad somos. Nuestros padres y Madre divinos, Dios Padre/Madre, jamás nos han dejado por imposibles.

Han esperado con paciencia nuestro regreso al hogar, inspirándonos desde la barrera y enviándonos ángeles y maestros para que nos ayudaran en respuesta a nuestras oraciones y al deseo de nuestros corazones.

El regreso al hogar es el regreso a una vida permanente en la conciencia de la Presencia YO SOY. Se trata de la ascención en la luz que muchos que un día vivieron entre nosotros han alcanzado. Grandes seres como Jesús, el Buda Gautama, Kuan Yin, Krishna y la Virgen María, son sólo unos pocos entre muchos maestros ascendidos.

Otros que nunca recibieron reconocimiento externo mientras estuvieron encarnados, pero que también cumplieron los requisitos para ascender, se encuentran asimísmo entre sus filas.

Los maestros viven en el plano etérico, que es de vibración más elevada en las dimensiones de la materia. Y es tan “real” como el plano físico en el que vivimos, aunque se halla en una dimensión más elevada.

Éstos hermanos y hermanas de luz nos esperan llenos de alegría. Hasta que suceda el encuentro, podemos invocar a estos grandes seres para que acudan a nuestra vida del aquí y el ahora a fin de ayudarnos en el sendero hacia el hogar.

Libro: Aventura del Espíritu
De: Summith University