@solitalo

El diccionario define como pensamiento: la actividad y creación de la mente; dícese de todo aquello que es traído a existencia mediante la actividad del intelecto. El término es comúnmente utilizado como forma genérica que define todos los productos que la mente puede generar incluyendo las actividades racionales del intelecto o las abstracciones de la imaginación; todo aquello que sea de naturaleza mental es considerado pensamiento, bien sean estos abstractos, racionales, creativos, artísticos, etc.

Los pensamientos, así como los deseos, los sentimientos, las intenciones, las palabras y las acciones, son energía pura que se traduce en vibraciones que al salir de quien las emite, inmediatamente impresionan la substancia del cuerpo mental reflejando un color; posteriormente se convierten en formas con vida que actúan y afectan a todo aquello con lo que se ponen en relación.Por lo tanto cada pensamiento es una orden que damos al Universo, para bien o para mal.

Lucy Aspra señala que el pensamiento emite una energía que se traduce en los mundos tangibles como un color, pero para la materialización de las formas con esta energía hay que tomar en cuenta tres factores importantes:

1. El motivo que produce la emisión de cada pensamiento, determinará el color; por ejemplo, si es un pensamiento de deseos de saber más, de cultivarse para compartir el conocimiento, el color será un amarillo dorado. Si lo que se desea es conocimiento para tener poder sobre otros, será de un amarillo intenso.

2. La forma se manifestará según si el pensamiento es constructivo o destructivo; es decir, será una forma agradable si el pensamiento es de bondad o repulsiva si es de maldad.

3. La exactitud de los contornos de las formas será de acuerdo a la precisión de los pensamientos. Un pensamiento bien definido y constante, dará una forma precisa y bien estructurada.

Los pensamientos esporádicos emiten color y no adquieren consistencia como para producir una forma, pero con sólo unos minutos de permanencia en la mente tendrán una repercusión en el cuerpo astral de durar dos días.

Las personas con mayor evolución espiritual mantienen una vibración que emite tonos claros, como rosas o verdes sedantes. Cuando se trata de una persona que ha encontrado un camino espiritual mantendrá continuamente tonos azules y amarillo dorado. Una persona con sentimientos altruistas, desprenderá un color rosado con visos dorados.
Las personas que mantienen su mente en Dios y el mundo espiritual, tendrán una vibración que en el mundo del pensamiento se traducirá en un color azul intenso.

Por otro lado, cuando la depresión es un estado continuo, la persona estará sumergida dentro de una nube opaca, con ciertos visos de color cuando es movida por un pensamiento adicional. Las personas con pasiones egoístas mantienen a su alrededor colores rojos impregnados de gris. Los celos proyectan en planos intangibles colores verde manchados de tonos tierra.
Si la calidad del pensamiento es baja en un individuo, su vibración afecta a su cuerpo etérico obstruyendo sus centros energéticos,produciendo enfermedades en el cuerpo físico.

Los pensamientos elevados inspirar sentimientos de la misma calidad y sus emanaciones permiten el funcionamiento correcto de estos mis centros captadores de energía que existen en el cuerpo etérico. Es por ese motivo que las personas que manifiestan enfermedades, tendrán que cambiar su forma de pensar para erradicar ese mal y cualquier otro que este afectando su vida.