Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

@solitalo

 

The secret to happiness is happiness itself.   Wherever we are, any time,   We have the capacity to enjoy the sunshine,   The presence of each other,   The wonder of our breathing  We don't have to travel anywhere else to do so.  We can be in touch with these things right now ♥  Thich Nhat Hanh  Art by Maryam Morrison:

Ponte la mano en el corazón. Lleva la atención hacia tu Amada Poderosa Presencia “YO SOY”, y contáctala por medio del latido de tu corazón. Ve ahora surgir, del Fuego de tu Corazón la Llama Violeta Consumidora y dí:

“La Magna Presencia YO SOY y la Llama Violeta entran en Acción ¡AHORA!”.
Siente como te vuelves uno con el Poder del Corazón del Universo.

Repite:

“YO SOY Uno con el Corazón del Universo”

Visualiza cómo, continuamente, el Universo a tu alrededor se llena con el Amor de la Llama Violeta.

Decreta:

“YO SOY llenando continuamente el Universo a mi alrededor con el Amor de la Llama Violeta que me Purifica a mí mismo y a mi mundo”.

“YO SOY la Poderosa Presencia de Dios. YO SOY haciendo lo que mi corazón desea para sostener las bendiciones y expandir a través de mí, aquello que me da para siempre mayor Felicidad, mayor Libertad y mayores poderes de creación en todo el Universo”.

Lleva ahora tu atención hacia ese órgano de tu cuerpo o paciente que desees Sanar, y repite:

“YO SOY la Llama Violeta Consumidora ¡Ordenando! Sanar cualquier cosa que mi ser externo sienta, porque ese Amor es la Eterna Pureza, Autoridad y Poder sin límites que produce Perfección en cualquier lugar”.

Ponte de pie, y con la palma de la mano izquierda hacia arriba, pasa tu mano derecha alrededor de tu vientre y repite:

“Llama Violeta remodela mi cuerpo, disuelve los signos de la edad, Consume toda obstrucción y tráeme la Plenitud de toda cosa buena”.

Visualiza por encima de tu cabeza a la Presencia Luminosa permaneciendo como un Sol Flameante de Luz Violeta y decreta:

“YO SOY un Sol Flameante de Luz Violeta, que es la Protección y la Victoria de la Luz a través de todo el mundo”.
Gracias Padre porque Así Es.

Tomado del libro: “Ejercicios de la Llama Violeta”. Rubén Cedeño. Editorial Señora Porteña