Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

El Maestro Djwhal Khul (también conocido como Maestro Djwal Khul, o Maestro DK, o simplemente El Tibetano) es un iniciado avanzado en el mismo Sendero espiritual que caminan todos los aspirantes y discípulos. Maestro DK es responsable de muchos proyectos espirituales, pero es generalmente conocido por los Libros Azules que dictó, entre 1919 y 1949, a Alice Bailey. Estos libros constituyen un imponente corpus de literatura esotérica, y contienen una ampliación y actualización de las enseñanzas de la Sabiduría Eterna. Los libros que Maestro DK y Alice Bailey escribieron juntos cubren una amplia variedad de temas, desde la psicología esotérica a la curación esotérica, y desde la evolución cósmica a la conciencia del átomo. El Maestro DK también fue responsable del material que aparece en la sección «escritos inéditos de Alice Bailey» y que contiene una serie de charlas que Alice Bailey dio a los estudiantes de la Escuela Arcana durante la década de 1940.

Djwal Khul es un maestro que procede del Tibet y se ocupa específicamente de la ciencia del arte de curar, este maestro que pertenece a la sociedad teosofista Adyar, pertenece desde 1875 a la jerarquía espiritual de los maestros ascendidos. Se califica a sí mismo como el más joven de los maestros ascendidos, ya que fue el último entre los maestros que recibió la consagración. Actúa conjuntamente con Kuthumi y El Morya en nombre de la Gran Hermandad Blanca como “profesor universal” del mundo.

Con frecuencia se le nombró “mensajero de los maestros”, ya que posee y ha transmitido a los seres humanos, entre otros, amplios conocimientos sobre las obras y los seres que forman parte de la jerarquía espiritual, sobre los 7 rayos cósmicos., sobre los 12 rayos cósmicos supraordenados y otras jerarquías planetarias.

En los últimos días que vivió en la Tierra, fue un monje tibetano que alcanzó el estado de la iluminación, también fue el máximo dirigente de un monasterio lama del Tibet. Pertenece a la Hermandad Blanca y trabaja con Kuthumi sobre el segundo rayo amarillo dorado de la sabiduría. Medios clarividentes que han establecido contacto con él, lo ven a menudo a través de la luz verde esmeralda de la curación. De esta manera se establece una relación entre la sabiduría y la curación, que precisamente hace posible el maestro Djwal Khul.

Djwal Khul domina la ciencia de la astrología y de las leyes curativas del cosmos. Envía a todos aquellos que lo solicitan el conocimiento de la verdad intemporal. Trabaja conjuntamente con los hombres y con los grupos de las plantas Deva, cuya función consiste en la curación. El es el maestro que conduce a los hombres hacia su propia fuerza curativa. Muchas obras del pasado más inmediato, sobre las actuaciones de los maestros ascendidos y sobre la jerarquía espiritual han sido transmitidas por él.

Djwal Khul habla sobre sí mismo

“SOLAMENTE diré que soy un discípulo tibetano de cierto grado; esto puede significar muy poco para ustedes, porque todos son discípulos, desde el aspirante más humilde hasta más allá del Cristo mismo. Tengo cuerpo físico lo mismo que todos los hombres, resido en los confines del Tibet, y a veces (desde el punto de vista exotérico), cuando me lo permiten mis obligaciones, presido un grupo numeroso de Lamas tibetanos.

A esto se debe la difusión de que soy un abad de ese Monasterio Lamásico. Aquellos que están asociados conmigo en el trabajo de la Jerarquía (todos los verdaderos discípulos están unidos en este trabajo) me conocen también con otro nombre y cargo. Alice A. Bayley conoce dos de mis nombres.

Soy un hermano que ha andado un poco más por el Sendero y, por consiguiente, tengo más responsabilidades que el estudiante común. He luchado y me he abierto un camino hacia la luz, logrando obtener mayor luz que el aspirante que leerá este articulo; por lo tanto tengo que actuar como transmisor de luz, cueste lo que cueste.

No soy un hombre viejo, con respecto a lo que la edad puede significar en un instructor, ni tampoco soy joven e inexperto. Mi trabajo consiste en enseñar y difundir el conocimiento de la Sabiduría Eterna dondequiera que encuentre respuesta; y esto lo he estado haciendo durante muchos años.

Trato también de ayudar a los Maestros Morya y Kuthumi en todo momento, porque estoy relacionado con ellos y su trabajo. Lo expuesto hasta aquí encierra mucho; pero tampoco les digo nada que pueda inducirles a ofrecerme esa ciega obediencia y tonta devoción que el aspirante emocional brinda al Guru o Maestro con el que aún no está en condiciones de tomar contacto, ni podrá lograrlo hasta tanto no haya trasmutado la devoción emocional en desinteresado servicio a la humanidad, no al Maestro.”

La descripción que él mismo dio de su trabajo es la siguiente:

Soy un hermano que ha andado un poco más por el sendero y, por consiguiente, tengo más responsabilidades que el estudiante común. He luchado y me he abierto camino hacia la luz y logrado mayor cantidad de luz que el aspirante que leerá este artículo, por lo tanto, tengo que actuar como transmisor de luz, cueste lo que cueste…Mi trabajo consiste en enseñar y difundir el conocimiento de la Sabiduría Eterna dondequiera que encuentre respuesta, y esto lo he estado haciendo durante muchos años…No espero que sean aceptados los libros que he escrito. Pueden o no ser exactos, correctos y útiles. El lector puede comprobar su verdad mediante la práctica y el ejercicio de la intuición…Si estos libros presentan la verdad de tal manera que pueda considerarse como la continuación de las enseñanzas impartidas en el mundo, y si la instrucción suministrada eleva la aspiración y la voluntad de servir desde el plano de las emociones al plano mental (el plano donde pueden hallarse los Maestros), entonces estos libros habrán cumplido su propósito. Si la enseñanza impartida encuentra eco en la mente iluminada del trabajador mundial y si despierta su intuición, entonces acéptense tales enseñanzas. Si estas afirmaciones son comprobadas oportunamente y consideradas como verdaderas bajo la prueba de la Ley de Correspondencias, muy bien, pero si esto no es así, no se acepte lo expuesto.

Con información de: http://www.esotericstudies.net, La presencia de los Maestros de Jean Rouland, Gran Hermandad Blanca.