Etiquetas

, , , ,

@solitalo

La alegría del amor sólo es posible si has conocido la alegría de estar solo, porque sólo entonces tienes algo que compartir.
En cambio, dos mendigos que se encuentran, que se aferran el uno al otro no pueden ser dichosos. Crearán miseria uno para el otro porque cada uno de ellos esperará, y esperará en vano, que “el otro lo llene”. Los dos esperan lo mismo y o pueden llenarse mutuamente. Ambos son ciegos, no pueden ayudarse.
Juego de la Transformación de OSHO