Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

@solitalo

 

Después de la canalización recibida anteriormente, solicité a mis Maestros que me dijeran quiénes eran los Maestros Ascendidos que van a asistirnos como habitantes de este planeta con la nueva energía vibracional que busca que la elevación espiritual se suceda más rápidamente y que ha sido enviada para aprender nuevas cosas porque se abre una dimensión de conocimiento. La respuesta en este orden fue: Cristo, Lady Nada, Pitágoras y La Bestia 666. Les explico lo que descifré del mensaje.

El principio cósmico de Cristo es el liderazgo espiritual, amor verdadero, reconocer la verdadera determinación, entrar en la luz, consagración a lo divino, resurrección, redención del karma, amor universal, suprimir el sufrimiento, reconocer la verdad y hacerse responsable de ella. Cristo es el maestro del rayo rubí, del amor universal y su símbolo es la cruz. La cruz es el símbolo del ser humano, de su alianza con los padres cósmicos y de su camino a través de la materia, que es el camino que estamos emprendiendo cada uno de nosotros en esta encarnación.

Aceptar la cruz, significa imponerse el reto de empuñar la espada del amor y hacerse responsable de la verdad divina. Únicamente cuando estemos dispuestos a reconocer y a aceptar la verdad, nos daremos cuenta de quiénes somos en realidad. La estrella de Belén brilla para aquellos que saben apreciar su belleza e inocencia. Sólo entonces nuestro amor se vuelve incondicionado y deja de ser dependiente del cumplimiento de nuestras expectativas y deseos.

Por su parte la Maestra Lady Nada manifiesta el principio cósmico de volver a conectar con la inocencia del niño interior, aceptarse a uno mismo, romper con los patrones de aislamiento, unir la verdad y el amor, integrar la madre divina, y el perdón. “Sin la parte femenina-divina la curación no es posible. La madre divina y el padre divino son uno solo”, este es su mensaje al mundo terrenal.

Lady Nada dice que el amor es perdón y perdonarse a uno mismo, para curarnos por completo debemos superar nuestro aislamiento con respecto al Dios de la unidad, el Dios que une en sí mismo al padre y la madre. En tanto estemos separados del amor, nos abandonarán cada vez más partes de nuestra alma, iremos muriendo poco a poco.

Pitágoras es el siguiente Maestro de los cuatro que fueron asignados para esta misión. Sus palabras claves son codificación y descodificación, viene para ayudarnos a analizar en profundidad las evidentes huellas de lo invisible y además tratar de descodificarlas. Contienen indicaciones que pueden ayudar en tu caminp; por lo que podrás descifrar mucho mejor la simbología de las cosas que aparecen en tu vida por medio de todo tu ser que tan sólo a través de tu razón. Lo conseguirás desmenuzándola espiritualmente y meditando sobre una señal que te llama, o sobre un número que abre tu interés. Los números y las formas geométricas son principios cósmicos tan reales como el sonido y la luz. Los símbolos que nos rodean portan la silenciosa llama de lo divino.

El mensaje de Pitágoras dice lo siguiente: “Existe un mundo de almas que une todo con todos. Ábrete al mundo de los números, a su conexión mística con el destino y con la vida. A través del principio sin cuerpo de los números, a su conexión mística con el destino y con la vida. A través del principio sin cuerpo de los números, de las formas y los símbolos se encuentra una explicación para todas las cosas”.

Finalmente aparece La Bestia 666, significa poder y control. Aunque nos asuste en principio, es preciso entender que todas las fuerzas son neutrales por sí mismas. Como vivimos en un mundo donde existe la polaridad todo tiene dos caras, la buena es la rápida transición de informaciones, la ampliación de conocimientos y la inmediatez con la que se actúa en lugares o circunstancias de necesidad.

El lado oscuro consiste en que se ejerce influencia sobre las personas para que éstas se suman en un sueño de letargo, para hacerlas pensar que necesitan tantas cosas para ser felices; para despertar en ellas un sensación de carencia que desencadena la codicia y el miedo, de tal manera que el hombre termina convirtiéndose en animal. A través de sentimientos negativos y bajos se consigue ganar el poder sobre las personas, que se vuelven dependientes y de esta manera moldeables y dóciles. El peligro está en que el mundo se enfríe, sea destruido y se apague.

Les he dado esta explicación que parece un poco larga para comprender mejor el mensaje de los cuatro elementos que coadyuvarán en la nueva misión de aprender y entender para elevar nuestras conciencias. Se preguntarán ¿cómo?. Sencillo, Cristo y Lady Nada representan el amor incondicional del Padre-Madre, es desde ese sentimiento desde donde debemos trabajar, ¿para qué? pues para aprender lo suficiente que nos permita comprender la señales del Universo decodificándolas desde el espíritu y no desde el mundo físico y la racionalidad puras, y así lograr vencer el lado oscuro de la bestia que es el hombre, en la constante lucha que libramos entre la luz y la oscuridad, para no hacernos dependientes sino liberarnos.