Etiquetas

, , , , , , ,

«Haz tu voluntad, mientras no perjudiques a nadie»

Esta es la norma de conducta fundamental del iniciado. Nos da la venia para hacer cualquier cosa que queramos, siempre y cuando no salga nadie perjudicado.

Esto implica que una persona debería estar siempre atenta a las muchas consecuencias que puede tener su conducta, a cómo reaccionarán los demás. Si alguien puede resultar perjudicado, se evalúan los diferentes niveles de perjuicio y se escoge la acción que causará menos daño.

Este principio no da nada por sentado y conduce a vivir ecológicamente y a tratar con sumo cuidado el planeta.

Fuente: Martha Clover-Jones. “Wicca: El manual de la bruja moderna”.